Humildes Labradores


A esos labriegos que se levantan antes de salir el sol, preparan los aperos y las monturas

Labriego de Camino a su trabajo

y se echan al camino, hacia la parcela donde se dejaran la piel desterrando terrones y arando la tierra, preparando para la siembra antes de que llegue la época de lluvias, y los caminos áridos y secos ahora se vuelva lodazales resbaladizos que ni las pobres bestias podrán pasar sin el riesgo de caer y troncharse   una mano.
A ellos que caminan kilómetros y kilómetros tirando de sus jumentos, con la mera compañía de su perro, que se cruzan con sus iguales y saludan como si de marqueses se tratasen, que  no dudan en dejarlo todo si alguien les pide su ayuda.
Porque en esos caminos solo están ellos y de ellos depende regresar todas las noches a su hogar junto a los suyos y narrar sus historias a la luz de llamas que desprende la chimenea y ver como sus hijos le miran absortos, mientras piensan que ellos serán como su padre algún día.
A todos ellos les dedico un pequeño homenaje desde mi humilde punto de vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s