Entrevista a Torpe y Vago.


Hola hoy vamos a conocer a un manchego de la mancha, pero no de la mancha de suciedad, sino de la mancha de D. Quijote, el loco ese que iba con una bacinilla en la cabeza pegándose contra los molinos de viento, de los de antes.

Francisco, que así se llama nuestro amigo, no concibo eso de torpe y vago.

Una persona que escribe los micros relatos como él, no puede ser torpe, y que se presenta a cuanto concurso hay sobre el tema, no puede ser vago.

Hola Francisco. Es un placer estar aquí en estas tierras manchegas de Daimiel, donde decían que nace el río Guadiana, ya sabemos que no es cierto, de ser así se habría secado hace años, aunque hoy día las tablas de Daimiel se han recuperado en un porcentaje bastante grande, aún falta mucho por hacer.

¡Qué desilusión! Cuando has dicho loco pensé que te referías a mí. En serio, es para mí un honor totalmente inesperado, y diría que inmerecido, entrar en el club de tus entrevistados y codearme con esos pedazo de artistas.
Sí, hablar de La Mancha es hablar de vino y agua. Seguimos trabajando para mantener a raya a las sequías y los abusos.

  • ¿Cuéntame? ¿Por qué ese nombre tan poco atrayente o atractivo?
  • Ja, ja, ja, sabía que esto iba a salir. En vez de el porqué, te cuento algo sobre el origen. En realidad es mucho más soso de lo que puedas imaginar. Es la mezcla del único mal maestro con el que me he encontrado en toda mi vida, un problema de jardinería y mi peculiar sentido de lo trágico y lo cómico. Vamos, nada relevante.
  • Ya si entramos en el blog y leemos el encabezamiento, ya si que nos echa para atrás. Historias malditas, malditas historias. Veo que tú no eres de los que buscan seguidores a tutiplen ¿Verdad?
  • No, desde luego que no. Yo busco tan solo lectores que quieran, de buen grado, adoptar alguno de mis cuentecitos. Con una sola lectura me doy por satisfecho. Eso no significa que no me gustase tener millones de seguidores, pero, ya digo, me basta con que alguien —incluso así, en singular— se lea alguno de mis relatos y que no se me quede ninguno huérfano.
  • Preguntarte desde cuando escribes es como preguntar a Jesucristo desde cuando esta crucificado. La respuesta es desde que empezaste. ¿Pero cuando fue esto? ¿De niño, adolescente, juventud etc.? Me he parado aquí por que se que no eres un niño, pero tampoco quiero decir que eres un viejo, no se, igual todavía estas en edad de merecer (como se decía en la época de tu paisano) No, no me refiero al alma cándida de Macarro. Me refiero a D. Alonso Quijano.
  • Comencé a escribir de adolescente tardío, como continuación lógica al lector compulsivo que era: me leía hasta los prospectos de las medicinas, o las instrucciones del IKEA. En serio, me llegaba a leer una novela de Julio Verne al día. Pero con la universidad y el trabajo lo dejé de lado, como tantas cosas. Ahora, con casi medio siglo —aunque guardo cierta inmadurez para los amigos—, lo he retomado. Y como me sienta bien, pues continúo.
  • Como tu paisano, y me reitero en lo anterior (o sea que me refiero a Don Quijote) Eres muy dado a las justas, (¡y no! No es que se dedique a pegarse contra los molinos, que ya quedan pocos y están protegidos como las cigüeñas) Me refiero a las justas de micro relatos. ¿Por qué eres masoca? Si dices que las pierdes siempre. ¿Debemos esperar una fiesta para el día que ganes alguna?
  • Lo de presentarme a los certámenes en general es porque creo que es una buena manera de practicar. Te obligan a tener «cosas» terminadas en cierto plazo, por lo que no andas posponiendo correcciones o la escena esa que te cuesta escribir. Cierto es que en algunos me he quedado el último, pero eso pasa si te metes en berenjenales con gente de cierto nivel; no me asusta quedar atrás si al menos lo hago con dignidad. Además, aunque no soy nada competitivo, soy muy combativo —lo que no es estrictamente contradictorio—. Con los micros comencé porque soy muy farragoso escribiendo—¿no lo habéis notado todavía?— y el esfuerzo de síntesis necesario es un buen ejercicio. En cuanto a la segunda pregunta, ¿fiesta? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Hay vino?
  • Lo que me es de obligado cumplimiento es preguntarte ¿Por qué o como te dio por crear un blog? Y un blog como el tuyo donde se mezclan el humor y la seriedad a un 70/30. El 30 es para la seriedad.
  • Como ya digo, retomé tarde la afición por escribir. Les contaba cuentos a mis hijos, y pasados unos años, ya con unas cuantas historias «listas» pensé en ¿apuntarlas?, ¿archivarlas?, de alguna manera; obviamente, ya no como cuentos infantiles. Y así nació esa «inclusa» de relatos huérfanos, más para registro mío que para mostrarlas al público, por lo que presenta bastante de mi personalidad más que contenidos «de relleno» o para atraer lectores. Lo bueno es que el público llegó y yo me puse muy contento.
  • Un detalle que del que me he podido percatar, que no percudir (como diría mi amigo y tocayo Granero). Es, que no eres amigo de las redes sociales. ¿Hay algún motivo en especial, que puedas contarnos?
  • Me parece que no voy a ser capaz de contestar a esta pregunta. ¿Te suena «El ordenador, ¡qué horror!» del Gran Ibáñez? Parafraseándolo, diría que a mí me gusta chatear con los amigos, pero en el bar. En guasá estoy tan solo en dos grupos, y en caralibro tengo una cuenta para cosas muy especiales que miro una vez al mes , si eso. Del resto de redes ni hablamos. ¿El motivo? No sé, ¿llamar la atención? ¿Una intimidad mal entendida? Al final, lo que queda es que realmente no me gusta.
  • Cuéntanos Francisco. ¿Para cuando un libro con tus mejores justas? ¿O de tus mejores micros? Que los tienes y muchos, solo hay que pasarse por tu blog y sentarse a leer. Digo sentarse porque de pie nos cansaríamos, ya que hay unos cuantos donde entretenerse.
  • Soñar con un libro mío, sí: es gratis. Incluso he fantaseado con cogerme un mes de estos Nanowrimos y hacer una antología con un relato por día. Hasta le he puesto título: «Pesadillas para una indigestión». Pero seamos realistas, salvo algún relato que la osadía de la ignorancia me ha impelido a publicar, creo que me falta todavía mucho para poder tener algo realmente… eso, publicable. Queda aún bastante de aprender y practicar, practicar y aprender.
  • ¿Qué o Cual es el lugar que más te inspira a la hora de escribir tus micros?
  • Viajo mucho por trabajo, y ese ámbito, metro, estaciones, trenes, aeropuertos, bares, donde hay mucha gente variopinta, es una auténtica mina de inspiración. También la familia, mi ciudad, la historia, y diría que cualquier piedra del camino.
  • ¿Que necesitas para escribir? No vayas a decirme un lápiz y un papel o un teclado. Me refiero a si necesitas algún ambiente o algún fetiche.
  • Pues la verdad es que sí, papel, lápiz y teclado. Como digo, me muevo mucho y me tengo que amoldar a lo que hay; escribo en el tren, en una cafetería, en el trabajo… Pero si puedo elegir, escribo con pluma o con portaminas, nunca con bolígrafo. Y prefiero los procesadores que simulen pantallas de fósforo verde o ámbar y con sonido de máquina de escribir. Y el lugar, prefiero el despachito en la buhardilla de mi casa con música clásica, BSO —espagueti western, fantasía, épica…— o rock gótico sinfónico.
  • ¿Qué tipo de libros acostumbras a leer o te gustan más?
  • Me gusta mucho el tefifán —terror, ficción científica y fantasía—, sobre todo lo segundo. También la novela negra y los clásicos hispanos en el más amplio sentido de clásicos, desde Atapuerca hasta mediados del siglo XX, y además me suele gustar que los libros tengan unas décadas, que no sean del todo actuales. Pero si ves mi biblioteca, hay desde sesudos tratados de armonía, astronomía o ingeniería hasta «Mortadelo y Filemón», o desde el más antiguo Amadís hasta el actual «Luna negra», de Don Cándido 😉 . Por tanto, la parte excepcional de mis lecturas abarca casi tanto como la de mis gustos «normales».
  • Todos tenemos un escritor que nos gusta más por su forma de escribir o el tipo de novela. ¿Cuál es tu escritor preferido o en el que te ves más reflejado?
  • Redundo en lo que he dicho antes. Sólo que con los autores individuales es incluso más radical. Por poner un ejemplo, de Bioy Casares me encantan «Los doce trabajos de Don Isidro Parodi» escrito en colaboración con Borges, y sin embargo «Dormir al sol» es uno de los escasísimos libros que no me he podido terminar. A mi mujer le soy fiel, a la literatura no.
  • La pregunta del millón de dolares. ¿Te gustaría dedicarte solo a escribir o prefieres tenerlo como un hobbi?
  • No, me parece que no me gustaría tenerlo como trabajo. Creo que podría perder el encanto que tiene para mí ahora, por ser algo que puedo decidir hacer o no. Si fuese algo impuesto, pienso que no tardaría en perder la «gracia». Ahora bien, si hay que intentarlo, me dejo.

Bueno Francisco, como ves no podemos considerarte ni torpe, ni vago. Por mucho que quieras dar esa imagen. Ahora que creó haberte quitado esa mascara, considero que podemos dar por terminada esta entrevista. Siento (mentira) que debas buscarte otra personalidad en la que escudarte.

Muchas gracias por acceder a esta entrevista.

¿Cambiar de personalidad a estas alturas? ¡Qué pereza! Muchas gracias a ti y a los lectores por vuestra paciencia.

escudo

https://www.facebook.com/antoncaes
https://www.facebook.com/Antoncaes-195245247162149/
https://twitter.com/antoniocaroesco
https://plus.google.com/u/0/+AntonioCaroEscobar
https://www.youtube.com/channel/UCNxiqEJ6LJlyp8W0uCOPwWQ
https://es.pinterest.com/antoniocaroesco/
https://www.instagram.com/antoncaes/
https://www.flickr.com/photos/131136555@N06/
https://www.tumblr.com/dashboard

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

37 comentarios en “Entrevista a Torpe y Vago.”

    1. Mis «resbalizamientos» neuronales son inherentes a mí mismo con mi mecanismo.
      Sólo me queda abrazar a mi Margui, agradeciéndole su condescendencia… cuando la tiene. 😛
      Un beso, o más besos, así, en plural.

      Le gusta a 2 personas

  1. En primer lugar, muchas gracias, Antonio, por permitirme hablar de mí en este fantástico sitio, me siento honrado.
    En segundo lugar, quiero agradecer por adelantado la paciencia de los lectores. La verdad es que no sé si mis desvaríos merecen la atención del público, así es que insisto en el agradecimiento por su temple.

    Le gusta a 2 personas

    1. En primer lugar, no tienes que agradecerme nada, este espacio no es mío, es de todo aquel que escribe, que lee o que le guste simplemente, yo solo soy su administrador. En segundo lugar la paciencia la vas a tener que tener tu con Chus, ahora vas a saber lo que es tener temple. 😉

      Le gusta a 1 persona

      1. Por mi parte he ido directo al que más impacto ha tenido en mi vida, que no podía ser otro que Mortadelo, claro. Aunque “El ordenador, ¡qué horror!” no me gusta especialmente, tampoco podría decidirme por ninguna aventura concreta. Recuerdo con más cariño otras como “En Alemania” o “El plano de Ali-gusa-no”, pero eso tiene más que ver con las evocaciones de la niñez que otra cosa.

        Le gusta a 2 personas

  2. Oye, que me está gustando a mí esta sección tuya, Antonio.
    Gracias a ambos por darnos la oportunidad de conocer a Francisco. Me ha resultado una entrevista la mar de amena aunque, intuyo, que el señor torpeyvago (estoy de acuerdo en que no es ni una cosa ni la otra) cuida con mucho celo su intimidad, cosa que entiendo.
    Por supuesto discrepo en esa respuesta que te da a la pregunta que le haces sobre publicar sus escritos. Considero que está lo suficientemente preparado y maduro para lanzarse a la aventura de la publicación y hacer algo mucho más que digno.
    Sois dos elementos que me encantaría añadir a mi tabla periódica y acompañarla con unas Mahous (vale también vinos) bien en Villanueva de la Serena, bien en Daimiel. Algún día…

    Le gusta a 1 persona

    1. Que me alegra haberle amenizado con la entrevista, don Cándido.
      En cuanto a lo de la intimidad, no sé, es que simplemente no me gustan las redes, pero bien sabe usted que de cualquier otro modo estoy abierto y dispuesto a hablar con todo el mundo, que lo mío no es un disfraz de superhéroe —spiderman, batman, Edelmiro Páez 😀 —.
      Y en cuanto a lo de publicar, insisto, me faltan un par de aguas. Aunque no quita que con la osadía de la ignorancia, conforme ya he comentado, me líe la manta a la cabeza… y os líe.
      ¡Pues vengan esas maus o esos blancogás y brindemos porque sí!

      Le gusta a 3 personas

  3. Como no podía ser de otra manera, una entrevista amena, incluso hilarante a veces (esa frase lapidaria de “a mi mujer le soy fiel…”, por ejemplo 😀 😀 :D), y que nos descubre alguna cosilla que no sabíamos de este estupendo compañero de la blogosfera.
    “Pesadillas para una indigestión”… 😀 😀 😀 😀

    Le gusta a 2 personas

  4. Me ha encantado la naturalidad de las respuestas durante la entrevista y sobre todo esto: “me suele gustar que los libros tengan unas décadas “.
    Coincido al cine por cien.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s