Literatura


Bajó al infierno reclamando su sitió junto a Lucifer, al llegar a la entrada tras haber pasado el lago de Estigia junto a Caronte, que le exigió el pago como era en él.

Al atravesar las puertas del averno un silencio se hizo de repente, hasta las llamas dejaron de crepitar, todos los demonios, mayores y menores se volvieron hacía él.

¿Qué hará este aquí? ¿A qué habrá venido? Se preguntaban.

Él sin abrir la boca, se acerco al centro de la caverna que servía de receptorio, alguien alzó la voz.

¿Quién eres y ha que has venido aquí?

Soy un pobre difunto que ha venido a reclamar su sitio.

¿Y qué sitió es ese que quieres para ti?

El del señor del averno, el de Satanás o Lucifer, como prefiráis llamarlo.

Jajaja. Rieron a coro todos los presentes.

¿Qué te hace pensar que ese es tú sitió, y no el de un pobre diablo más de los que hay por aquí?

Porque yo fui el que peleo con dios desde que nació, y ahora se que gane mi pelea.

Yo crucifique al hijo de dios allá en la tierra y le tapo el sepulcro para que no pudiera resucitar.

Yo fui el que le vendió por trece monedas de oro y una de ellas la tiene ahora Caronte.

Yo partí a un niño en dos, cuando sus supuestas madres se lo disputaban.

Yo fui el que sentencio a la hoguera a miles de brujas y herejes.

Maté a miles de inocentes en las cámaras de gas en el holocausto.

Prendí la mecha que hizo estallar cientos de bombas en Afganistán

Provoque la Intifada de Hamas en Palestina.

Tiré la bomba de Hiroshima.

Derribe las torres gemelas de New York.

El del tsunami que asolo Fukushima, fui yo.

Yo provoque la guerra de Siria y ahí esta en pleno apogeo, con miles de adeptos que han ido llegando por tierra y por mar.

¿Y quién eres tú que tantos meritos se atribuye?

Yo soy Dios Omnipotente y omnipresente, yo soy el creador del bien y el mal, padre de la humanidad

Soy el que escribe la historia con tinta y sangre negra de sus propias venas muertas.

Soy el que ha pasado por la cruz, azotado y vendido.

El que enterraron y se levanto de su sepulcro al anochecer.

Me atravesaron el corazón con una estaca.

Me dispararon con una bala de plata.

Salí de un laberinto, después de matar a un minotauro.

Me enfrente a los Dioses del Olimpo y los vencí.

Odín y sus hijos no fueron rivales para mí.

El infierno de dante lo cree para mi diversión.

Me perdí en un camino de baldosas amarillas, en el desierto junto aladín aparecí.

¿Ya sabes quién soy?

Yo te lo diré, que no te quepa duda, aún me quedan muchas historias más.

Soy la Biblia, el Corán.

Soy los miles de cuentos que se han escrito y los que están por escribir.

Me llaman LITERATURA la madre de todas las historias contadas y por contar.

https://www.facebook.com/profile.php?id=1340320477/
https://www.facebook.com/Antoncaes-195245247162149/
https://twitter.com/antoniocaroesco/
https://plus.google.com/u/0/+AntonioCaroEscobar/
https://www.youtube.com/channel/UCNxiqEJ6LJlyp8W0uCOPwWQ?view_as=subscriber/
https://www.pinterest.es/antoniocaroesco/boards/
https://www.instagram.com/antoncaes/
https://www.flickr.com/photos/131136555@N06/
https://www.tumblr.com/dashboard/

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

16 comentarios en “Literatura”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s