Aquellos días


Llegó el verano,

y los vecinos

no se sientan ya en la puerta

como hacían antaño.

Los forasteros

no vienen a veranear

como antes lo hacian.

Ya no hay nadie que te diga,

anda con díos,

y al pasar pregunte

¿Ese quién es?

Ni nadie que le diga,

¿ese?

El nieto del señor Andrés,

que ha venido haber a la Juana su mujer,

la abuela del zagal,

la que vive enfrente del comercio del Nicolás.

Así eran las noches

aquellas de estío,

sentados al fresco

con los vecinos.

Hablando de sus cosas

del día a día,

de la siembra

y la sementera.

Gente humilde,

gente del pueblo,

labriegos y ganaderos

juntos en la misma puerta.

Esperando a los que se fueron

a buscar nuevas tierras

para sacar adelante

a la prole que ya llega.

A ver a los abuelos

que se quedaron en esta tierra.

Esperando que el verano

los trajeran de vuelta.

https://www.facebook.com/profile.php?id=1340320477/
https://www.facebook.com/Antoncaes-195245247162149/
https://twitter.com/antoniocaroesco/
https://www.youtube.com/channel/UCNxiqEJ6LJlyp8W0uCOPwWQ?view_as=subscriber/
https://www.pinterest.es/antoniocaroesco/boards/
https://www.instagram.com/antoncaes/
https://www.flickr.com/photos/131136555@N06/
https://www.tumblr.com/dashboard/

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

14 comentarios en “Aquellos días”

  1. Así es Antonio, cada vez vamos más a lo nuestro y nos volvemos más egoístas, solo miramos para nosotros y nos importa poco el vecino.
    Yo, por suerte tengo vecinas/amigas, con las que comparto caminatas y horas de charla, como le llamamos nosotras (terapia) jejeje.
    Pero verdaderamente es muy triste que toda esa unión con los vecinos se haya ido perdiendo.
    Genial como siempre querido amigo.
    Un abrazo maestro!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ciero Ivonne, es lo que nos ha traído el progreso, ahora vivimos entre cuatro paredes de hormigón y nos importa poco lo que le ocurra al vecino de al lado.
      Muchas gracias.
      Besos

      Me gusta

      1. Así es, es una metáfora, Ahora que por eso precisamente, por ser de pladur las paredes, nos enteramos de lo que pasa al lado como si fuera dentro de nuestras casas, deberíamos ser más condescendientes con los que nos rodean y es al revés, somos más celosos de nuestra intimidad, como su la tuviéramos. 😉
        😘😘😘

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s