Llega el otoño y con el la belleza de lo colores, la alegría de poder sentarse junto a una chimenea las tardes frías, leer un libro de poesía es estimulante, reconfortante y aleccionador.

Poesía del día a día, de andar por casa. Así son mis poemas, amor, dolor y calor de hogar.

Alguien dijo una vez (si no lo dijo alguien, lo digo yo) que leer poesía alegra y hace más amena la vida.

Aunque no sólo la poesía es una fábrica de sueños, cualquier tipo de lectura nos alegra y entretiene en las largas y frías tardes.

Si te gusta leer, lee mis libros y no quedaras indiferente.

No soy lo que escribo, soy lo que tú sientes al leerme.

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Un comentario en “”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s