Archivo de la etiqueta: Antoncaes

Soledad.


Es el sonido intermitente de un teléfono que nadie coge.

Esa parte de ti que ni me niegas, ni me das, ni me niegas.

Porque sabes medir el sentimiento que demuestras en dosis tan nimias que me saben a néctar de cariño.

Quiero encontrar un mar tan ancho y nostálgico que nos cubra y nos convierta en los ahogados mas enamorados del fondo del mar.

Donde los peces nos amen y nos devuelvan a la superficie de donde salimos la primera vez que mis ojos admiraron tú cuerpo y tú ser.

Deseo subir contigo una montaña tan alta donde nadie pueda llegar a criticar nuestro amor, un amor tan puro como el aire que se respira en su cima.

Lanzarnos en picado al vacío y que una nube de estorninos nos forjen una alfombra de plumas para que nuestro aterrizaje sea suave como vuelo del águila.

Atravesaría un desierto andando para demostrar el amor que siento por ti y que seas mi oasis de pasión, saciar mi sed de ardiente deseo de ti.

Encontrar la palmera que me de los sabrosos datiles que endulcen la suavidad de tu cuerpo saborear cada centímetro de tu piel.

Para que esa parte de ti que ni me niegas, ni me das, ni me niegas, pase a ser algo que desees con el mismo fervor y la misma pasión que siento yo por conseguir tu amor.

Que el sonido de ese teléfono por fin tenga contestación al otro lado, el sonido de tú voz.

A través de la Ventana.


Entre en aquel museo para dejar la calle, llovía  no tenia donde cobijarme, fui de sala en sala, viendo lo que allí había, esto era arte según decían aquellos que entendían.

Yo no veía nada más que lienzos embadurnados con muchos colores, cosas sin sentido que yo no entendía ¿y esto es arte? Me preguntaba, pues vaya tontería si esto hasta un niño lo haría.

Seguí por las salas, contemplando lo que exponían, cuadros, bustos, murales y esculturas, unas pasables otras ni mirar podía, pero como en la calle llovía seguí mirando lo que había.

Entro en otra sala cansado de tonterías mire a una pared y no me lo creía, no podía ser, que entre tanta porquería hubiera arte, el arte que yo entendía.

Allí estaba el, colgado en la pared, mirándome, a través del cristal  en su marco de madera de nogal esperando tranquilo a que yo llegara y lo pudiera contemplar.

Fue como asomarme a un mundo nuevo a través de aquella ventana y ver lo que me ofrecía, algo que pensé que ya no existiría, ¿Qué era aquello que mis ojos contemplaban?

Una pulpería de las de antaño, de las que ya no existían con sus mesas de madera de pino paredes de colores apagados y aquellas fotografías que se hacían los clientes que en aquellas mesas  comieron.

Me lo contó mi abuelo que en Buenos Aires vivió, y de vez en cuando fue y comió. ¡Ah! Que buenos recuerdos me traía aquella ventana que ahora veía, me parece estar allí viendo a mi abuelo comer y reír feliz.

Este cuadro conmigo se venía después de lo vivido me lo tenía que llevar, y de mi vida  pasar a parte formar.

Copyrighted.com Registered & Protected
XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Errores del Pasado


Errores del Pasado

———————–

Pienso en mí como si no fuera nada, vivo como si no fuera nadie.

Pasa la vida y el dolor no mitiga, el futuro es una nube negra en el horizonte, que se esfuma como humo en el aire, creo que la única esperanza es salir de aquí.

Debo luchar por él futuro aunque sea incierto, y desear que el mañana no sea mí pasado. Eliminar la derrota de mí mente, lo entendieron mal y no llegaron a comprenderlo, y eso debió ser lo que derrumbo mi muralla e hizo trizas mis defensas.

Personalmente creo, que debería tener la conciencia tranquila aunque haya podido cometer algún error.  Algún día me enfrentare a todo ello y es posible que todo quede en una mera anécdota.

La vida sigue y no se detiene por mucho que queramos, ni podemos volver al pasado y cambiar los errores cometidos, errores sin sentido que nos asaltan en el futuro y se ceban con nosotros como si fuéramos los mismísimos culpables de la apertura de la caja de Pandora.

No provoque las siete plagas de Egipto ni el diluvio universal, tan solo fue un error que aún trato de enmendar. Entonces empezare a pensar con claridad y a saber quien soy en realidad.

Pesadilla


Me desperté de repente, no sabía donde me encontraba, me puse en pie y vi una ventana, no, no era una ventana, era un cristal, una mampara que separaba la estancia en dos, había gente al otro lado, personas que no conocía, aunque algunas me recordaban a alguien. Pero no podía centrar la cara de ninguno las veía difusas, algo borrosas o tal vez era yo el que se movía en una especie de bruma un poco espesa, los oía hablar pero no entendía nada, movían los labios muy despacio, como a cámara lenta, parecía que el tiempo se estuviera deteniendo a mi alrededor. Eran murmullos apagados y sin embargo los tengo tan cerca al otro lado de este cristal, recorro la sala en la que me encuentro buscando una manera de salir, de pasar al otro lado necesito preguntarles que me esta pasando por que los veo tan raro.

¡Por fin! Encuentro una puerta y la traspaso sin darme ni cuenta, me acerco a una señora que esta mirando a través de la mampara con mucha atención y con lagrimas en los ojos.

¿Oiga que pasa, que mira y por que llora? ¿Me oye? Que raro estoy a un palmo de ella y no parece darse cuenta de que estoy a su lado, no parece oírme.

Me empiezo a poner nervioso no entiendo nada de lo que ocurre parece que no  me ven, ni me oyen, como si no estuviera aquí, me acerco a la mampara donde toda persona o grupo de personas que entra en aquella sala se dirigen en primer lugar y luego van hacía un grupo de personas que no puedo ver por que siempre hay gente delante tapándome la visión. Una vez delante del cristal miro hacía su interior ¡No puede ser, no es posible, que esta pasando! Ese que esta ahí soy yo, pero si estoy aquí, me miro las manos las veo como siempre, me miro al cristal y veo mi reflejo en el. Entonces que pasa, ¿Por qué ese que esta ahí en esa caja se parece tanto a mí? No entiendo nada, quizás las personas que están en ese grupo y no puedo ver sepa decirme que ocurre. Me dirijo hacía ellas y intento pasar entre la gente que esta delante pero no se apartan y sin embargo paso sin dificultad.

Oigo a una mujer a mis espaldas exclamar ¡Jesús que escalofrío me ha dado! como si hubiera pasado un espíritu a través de mi, la que esta a su izquierda le contesta, anda mujer que siempre estas igual, no se para que vienes con lo aprensiva que tu eres. Me arrimo mas hacía esas personas que tan misteriosamente se ocultan a mi vista y cuando estoy a punto de llegar me quedo petrificado. No puede ser esto debe de ser una equivocación, esto no puede estar pasando, es mi mujer y mis hijos están llorando sin consuelo, las personas que están a su lado les hablan con palabras de amor y con mucha ternura, pero no logran calmarse, me acerco temeroso muy lentamente y voy alargando la mano para tocar su rostro y secar sus lagrimas que supongo que son por mí, ya habrá tiempo de preguntas lo que me importa y me rompe el corazón son esas lagrimas que les caen a mis seres queridos lo demás puede esperar.

Ya casi toco su cara siento la humedad de sus lagrimas y cuando la voy a acariciar suavemente abro los ojos y estoy en mi cama mi corazón va a mil, miro a mi izquierda y ahí esta mi mujer durmiendo placidamente, me incorporo en la cama bañado en sudor, todo ha sido tan real.

Copyrighted.com Registered & Protected 
XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Aquella vieja foto


Viendo una vieja foto en la que el salía, era un niño que de la vida se reía como se ríen los niños que no temen a nada, ni al hambre, ni a la sed, ni calamidades de aquellas que se llevaron a tantos niños en tiempos pasados en nombre de un bando  perdedor o del otro no perdedor.

Viendo esa vieja foto no puedo dejar de fijarme en una maquina de aquellas que las echabas una moneda y recogía un disco que tu elegías y su música sonaba en todo el local, siempre había alguien que a la maquina echaba y su música sonaba una y otra vez, cuando no sonaba Perales con su “velero”, sonaba Raphael  con “yo soy aquel”.

Viendo esa vieja foto veo a esa familia que en aquella época era feliz, tenían todo aquello que se podía tener una familia una casa y un amigo con quien disfrutar de buenos momentos en la calle o en aquel bar donde la música suena una y otra vez en la rokola.

Viendo aquella vieja foto no puedo dejar de fijarme en aquel bar que tantos y tantos recuerdos traen a la memoria de aquellos que en esa vieja foto salen, horas de buenos momentos pasados en aquella barra tomando un refresco, abriendo boletos y jugando a los chinos con los viejos amigos.

Seguir Caminando


Tengo que seguir, no puedo parar ahora, parar ahora seria darme por vencido, verme derrotado por el presente y no ver el mañana, por eso he de seguir caminando.

Pasó a paso, metro a metro a pesar del sufrimiento que me produce el camino. A veces empinado, otras cuesta abajo, otras embarrado o seco y cuarteado, pero esté, este es el camino que me ha toca recorrer, No lo puedo eludir.

Hay momentos, mientras camino por este largo y angosto camino, que se me viene al pensamiento como se sería recorrerlo en compañía y otro pienso como hacer que alguien me siga en este tormento, de dolor y sufrimiento, seguiré caminando aunque caiga en el intento, si caigo me levanto para seguir caminando.

Y lo que vivo en este presente recordarlo en el futuro como un pasado algo incierto, como un sueño o un simple pensamiento.

Copyrighted.com Registered & Protected 
XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

La amistad surgió por un me gusta y un te comparto yo.


Nos conocimos por casualidad, sin pensar que una gran amistad podíamos crear, no se como empezó, si por un me gusta o un te comparto yo.

Pasado unos días nos pusimos hablar aunque había poco que contar, un como estas o un como te fue.

La confianza fue creciendo como un huracán arrastrando sentimientos de cariño y de amistad, hasta el punto que nos dijimos, ¿para cuando nos veremos y nos conoceremos? Al menos una vez.

Ese día llego y por sorpresa me cogió aunque trate de disimularla una gran emoción me embargo. La impresión que me lleve, sin habla me dejo, rápidamente me recupere y la alegría me embargo.

Tú me preguntaste que impresión me lleve al verte por primera vez, a lo que yo te conteste, una muy buena impresión que no me defraudo, pues tu belleza  supera la impresión que ofrece la fotografía.

Una vez nos conocemos y por fin compartimos nuestro tiempo y nuestro saber, nos damos cuenta que nuestra vida muy similar puede ser.

Somos humildes de gran corazón, compartimos los mismos gustos algo sin parangón, extraños en dos extraños que se conocen a través de un mundo de imaginación, virtual y llenos de temor.

Nuestra confianza creció y algunas intimidades nos contamos de nuestras vidas personales, el tiempo paso y te tuviste que marchar con la promesa de volver.

El tiempo paso volando y sigo esperando que pasen los días y nos volvamos a ver pues tu compañía la hecho a faltar y esos ratos que pasamos hablando de la vida, de tu vida y de la amistad que se forjo de un me gusto y un te comparto yo.

Dos Ojos te Vigilan


Dos ojos amarillos te miran en la oscuridad.

Siguen tus pasos, sientes su presencia, más no le podrás ver, la noche es su aliada, las sombras son sus compañeras, la luna le sirve de guía, va siguiéndote despacio de esquina en esquina, de árbol en árbol.

Comienza el amanecer, el día despierta de su letargo empieza a clarear, los ojos se le empiezan a cerrar, tiene que buscar cobijo, un lugar donde descansar y esperar el ocaso para continuar su labor.

Recuperar tu rastro es su misión, cuando lo haga no lo perderá por que el es su protector.

Nada te podrá pasar mientras el vigile tu caminar.

poema gato

El Gato Arrinconado.


Te encontré en aquel rincón, no se como me dio por mirar hacía allí pero así fue.

Allí estabas tú, acurrucado tembloroso con carita de asustado, no dejabas de mirarme con esos ojitos redonditos verdes y pardos, según se reflejaba en ellos caprichosamente la luz del atardecer.

Me acerque despacio con miedo a que huyeras de mi, reculabas en tu rincón, me gruñiste lastimosamente, me arme cariño y valor, la mano estire con un poco de azúcar de amor a tú boca la acerque,  la lamiste con cuidado sin quitarme los ojos de encima, poco a poco me fui acercando,  tu cabeza comencé a acariciar y tu a mi mano lamer.

Receloso y con temor me dejaste hacer y tú confianza me gane, como pude te cogí y a mi casa te lleve, ahora vives conmigo, que alegría te da cuando me ves llegar te pones panza arriba para que te pueda acariciar.  se me viene a la cabeza aquel viejo cantar.

“El gato que esta en nuestros cielos, no va ha volver a casa si no estas, lo sabes mi amor que noche bella, presiento que tu estas en esa estrella, el gato que esta triste y azul.”

Poema escrito para La poesía no muerde, Imagen busca poema;  http://lavidaenpoesia.wordpress.com/2014/09/17/imagen-encontro-poemas-4/montaje-gato/#main

Foto de Mary Carmen,

Escrito por Mercè Hill ; http://nubenge.wordpress.com/

y  Antonio Caro Escobar;https://antoncaes.wordpress.com/

Canto a esta Tierra (Villanueva de la Serena)


Me viste nacer en tus calles de tierra, de blancas paredes encaladas, las campanas de tu iglesia me dieron la bienvenida desde el campanario como a tantos ha dado.

Madre de muchos otros antes que yo, que se dejaron la piel para hacer de tu nombre lo que hoy ha de ser.

Villanueva de la Serena tierra de labradores, de artesanos que antaño enviaron con su arte tu nombre más allá de nuestra tierra, tierra de descubridores, de escritores y de tantos otros embajadores.

Al igual que hicieron otros, salimos de nuestra tierra para tirar pa´adelante, llevando grabado tu nombre siempre en nuestros corazones.

Como embajadores que fueron otros, nos toca ahora a nosotros hacer tu nombre grande por sentirnos orgullosos de que seas nuestra madre.

Volvemos todos los años para renovar nuestra sangre y que esta tierra nos llene de savia nueva para seguir adelante, proseguir con nuestra labor por esos lares de díos, y algún día poder retornar para no volver a marchar.

Ahora vuelvo a ti, con mis vástagos ya nacidos, para que contemplen la tierra que vio nacer a sus abuelos y a sus hijos.

Vienen a esta tierra para crecer y madurar, trabajar en esta tierra y amarla más, que ella se sienta orgullosa como antaño se sintió de tener cerca a sus hijos, los hijos de su corazón.

Esto es un canto a esta tierra, tierra de labradores, artesanos y descubridores, que hicieron de esta tierra ilustre y señorial.

Copyrighted.com Registered & Protected XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9