Archivo de la etiqueta: Relatos Eróticos

Nada más que amigos


Relato erótico escrito para el taller de escritura de FlemingLAB de Juan Re Crivello.

http://flemingbit.wixsite.com/tallerliterario/masticadoresdeletras-2

Nada más que amigos.

—————————————
Se conocían desde hacía unos años y su amistad los había llevado a salir en pareja en algunas ocasiones, ambos casados y con hijos ella madre de dos niñas y el de dos niños más o menos de la misma edad, lo que hacía que la relación fuera más intensa entre ambos matrimonios.

Claudia era secretaria en una empresa y Luis se dedicaba a la artesanía de la madera, tallaba figuras, cuadros, etc.

Cuando los matrimonios se juntaban algún domingo para pasar el día en familia, se respiraba un ambiente de confianza y de felicidad, como si el mundo se parara allí y solo estuvieran los ocho, a pesar de las riñas de los niños con sus juegos, o los piques entre niños y niñas, aún así esos días eran casi perfectos.

Solo ensombrecía cuando Claudia miraba a su marido, una arruga surcaba su frente y entristecía ligeramente su mirada. Luis se había dado cuenta de este detalle y lo comento con su mujer, ella lo que si hizo fue intentar hablar con Claudia y esta se cerro en banda, por lo que no volvió a sacar el tema hasta ese día que su marido se lo dijo.

—Deberías intentar hablar tú con ella, quizás a ti te dice algo.

— No se, son cosas muy personales y si ella no dice nada no deberíamos meternos en medio de un matrimonio, le contesto él

—Pero igual necesita ayuda y es nuestra amiga. Ahí se quedo la cosa y no volvieron a hablar del tema.

Una mañana fría de enero Luis se dirigía a hacer unas compras para su taller, pocas veces iba al centro y aquella mañana decidió no posponerlo más. Dejo el coche en un parking cercano al centro y fue a una tienda especializada en herramientas, hizo las compras que necesito y se dispuso a tomar un café en un bar cercano; Al entrar vio a Claudia sentada en una mesa, acercó y la saludo. — Hola Claudia, qué casualidad encontrarte aquí.

— Hola, vengo todos los días, trabajo aquí al lado y bajo a desayunar a diario ¿Y tú, que haces por estos barrios?

— Tenía que realizar unas compras en el centro y me apetecía un café.

— Siéntate y te lo tomas conmigo.

—Claro, ¡bueno! ¿Cuéntame que tal estas?

— Bien, ya sabes como siempre, mucho trabajo, la casa, los niños, lo normal. — ¿Me permites que te haga una pregunta algo personal?

— Tú dirás

— Si te molesta no la contestes, si no quieres y espero que no te enfades por ello.

— ¿Enfadarme? Tenemos confianza ¿No?

— Si claro, de no ser así no me atrevería a planteártelo, veras te he estado observando y me he dado cuenta de que  pasa algo entre tu marido y tú, veo como rehúsas su mirada y te sientes cohibida, como si no pudieras mirarle a la cara.

— No es fácil, — respondió Claudia — pero algo de razón tienes, mi marido es un buen hombre, trabajador como el solo y quiere a nuestras hijas.

— ¿Y a ti ? — Pregunto Luis.

— A mí también, a su manera pero me quiere, tu sabes que su trabajo de comercial le hace estar toda la semana fuera de casa y cuando viene el viernes le gusta irse al bar con sus amigos, suele llegar algo bebido y bueno no es él

— ¿Te pega?

— ¡No! No que va, no creo que se atreviera, lo que ocurre es que discutimos y siempre me dice lo mismo, que se tira toda la semana fuera de casa para que no nos falte nada y que cuando no trabaja le gusta pasar un rato con los amigos, Y yo siempre me pregunto: ¿Pero y nosotros?¿Y yo?

La agarro la mano por encima de la  mesa  mientras una lágrima se le escapaba, él se acerco a ella y la abrazo para que se desahogara, sin importarles quienes pudieran verles o que pensarían.

— ¿Estas bien?

— Necesito tomar el aire —dijo Claudia.

— ¿Quieres que te lleve a algún sitio más tranquilo?

— Si por favor, llamo a mi jefe para decirle que no me encuentro bien y me acercas a casa si no te importa.

Llegaron a casa Claudia, le invito a pasar y tomar algo,

—Disculpa el desorden por las mañanas entre las niñas que lo dejan todo tirado y las prisas por llevarlas al cole y prepararme para el trabajo, no me da tiempo de nada.

—Tranquila es algo lógico.

De repente ella rompió a llorar, el se acerco y la rodeo con sus brazos y la atrajo suavemente hacía el y que apoyara la cabeza en su pecho, levanto un poco la cabeza, le miro a los ojos y le dijo. “Gracias” Él la miro y la beso en los labios, ella se dejo hacer y le acaricio el pelo, la cogió en brazos y la llevo hasta el sofá, la tumbo y la siguió besando con deseo, comenzó a acariciarla los pechos con suavidad por encima de la ropa, la escucho gemir, supo que lo deseaba igual y le desabrocho la blusa a la vez que la besaba el cuello, fue bajando hasta sus senos, eran pequeños, duros, deliciosos, jugó con el pezón dándole pequeños pellizcos haciendo que se erizaran y se oscurecieran, ella loca de deseo le quito la camisa y le desabrocho el pantalón, el se lo sacudió dejándolo en el suelo tirado mientras se agachaba al lado de ella acariciándola y quitándole el pequeño triangulo de tela que tapaba su sexo, le paso la lengua por todo contorno mientras ella se estremecía de placer, le agarro del pelo y tiro de el hacía arriba hasta que lo tuvo a la altura de su boca y lo beso a la vez que el la penetraba poco a poco haciéndola sentir disfrutar como hacía mucho que no recordaba, se movían al unísono, los gemidos se entremezclaban a la vez que él incrementaba el ritmo hasta llegar al clímax, se recostó sobre ella y la beso.

Ella le dijo que la había hecho feliz, que hacía mucho que lo deseaba pero que no podían repetirlo por que su mujer y ella eran amigas y no quería perder su amistad. Él le sonrió y le dijo —Tranquilo no se repetirá, solo ha sido algo que los dos deseábamos y que necesitábamos. — Se vistieron y el salio de la casa.

El fin de semana siguiente se juntaron como tantos otros, salvo que esta vez el marido de ella no fue, no lo volvieron a ver.

descarga-2

Este espacio esta inscrito en los premios 20blog.

http://lablogoteca.20minutos.es/velehay-56340/0/

https://www.facebook.com/antoncaes        vot03
https://www.facebook.com/Antoncaes-195245247162149/
https://twitter.com/antoniocaroesco
https://plus.google.com/u/0/+AntonioCaroEscobar
https://www.youtube.com/channel/UCNxiqEJ6LJlyp8W0uCOPwWQ
https://es.pinterest.com/antoniocaroesco/
https://www.instagram.com/antoncaes/
https://www.flickr.com/photos/131136555@N06/
https://www.tumblr.com/dashboard

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

La Caracola


Este vídeo poema va dedicado a Margui Margui, Hace unos días publique un poema en los que nombre a varios artistas del relato erótico, sin acordarme de que ella (Margui) también es una fantástica escritora de lo relatos eróticos, por lo que me hizo una pequeña crítica al respecto (Vamos que me echo una buena bronca por no acordarme de ella)

Como resarcimiento le prometí que le escribiría un poema para ella sola y ella fue más allá, me reto, pero no un reto cualquiera, sino uno con un poquito de mala sombra.

Me dijo que tenia que ser un poema con música y cantado, en un susurro tenía que decir su nombre y como los retos son para superarlos espero que le guste y me el reto por superado.

Si no conoces su blog puedes pasarte por https://marguimargui.wordpress.com/

 

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Un nuevo trabajo


Juan comenzaba a trabajar en una empresa como comercial de prendas de ropa intima femenina, nunca había trabajado con ese tipo genero, si lo había echo como comercial para una empresa de muebles y de cosméticos.

Se presento en su puesto a las ocho de aquel lunes tal y como había acordado en la entrevista que días atrás mantuvo con un representante de la empresa; Llamo a la puerta del gerente.

  • Pase –le dijo una voz desde dentro – Pase por favor.
  • Buenos días, soy Juan González, me dijeron que me presentara hoy a usted.
  • Buenos días. –le contesto el gerente –Pase, pase Juan le estaba esperando, bienvenido a nuestra empresa, como ya he leído en la entrevista que mantuvo con el Sr López, ha sido comercial en varias ocasiones, pero el genero que nosotros vendemos no lo conoce usted.
  • Así es señor, esto es algo nuevo para mí, pero creo que podré estar a la altura de lo que se me exige.
  • Seguro que si Juan, pero no podemos darle un muestrario y mandarle a realizar algo que desconoce por completo, por lo que he pensado en asignarle un compañero para que le vaya enseñando nuestros productos y a la vez podrá ir conociendo algunos de nuestros clientes, ¿que le parece?
  • Me parece muy bien, me quita un gran peso de encima señor.
  • Si eso parece por la cara que acaba de poner, no creo que su compañero tarde mucho en llegar, suele ser puntual.

Al momento alguien toco en la puerta y paso sin esperar contestación.

  • Buenos días, uf como esta el trafico por la mañana temprano, creí que no llegaba.
  • Buenos días, señorita Rut, este es Juan, la persona que va a ser su compañero los próximos días, ya sabes cual debe ser su cometido. –le dijo en tono cordial – Juan esta es su compañera la señorita Rut Sierra, será la encargada de enseñarle nuestro muestrario y la forma de trabajar en la empresa, espero que se lleven bien y aprenda lo más rápido posible y de la mejor manera, le dejo en buenas manos, Rut es una gran persona y una excelente profesional.

Los dos salieron juntos del despacho del gerente, Rut le dijo a Juan que iba a enseñarle un poco la empresa, dieron una vuelta por las oficinas, pasaron al almacén y vieron la tienda, mientras Rut le iba explicando los pormenores del trabajo. Le contó la ruta que llevarían esa semana y los clientes a los que visitarían cada día, le dijo en que pueblos pasarían la noche y el nombre de los hostales, una vez acabado el tour por las instalaciones salieron de las mismas  y se dirigieron a una cafetería donde desayunaron mientras hablaban tranquilamente de todo un poco.

  • Que te ha parecido lo que has visto hasta ahora.
  • La verdad es que son muchas cosas, todo de golpe, tendré que ir asimilándolo.
  • Pues aún queda los más importante le dijo en un todo un poco risueño.
  • ¡Si! ¿Qué queda?
  • Aún me queda por enseñarte el muestrario, las braguitas, los tanguitas. Los sujetadores de encaje etc. Y creo que lo mejor es que veas como quedan puestas para que puedas hacerte una mejor idea, para convencer a los clientes como sientan las prendas.

Mientras iba nombrando prendas le iba mirando con picardía, como burlándose un poco de el para ver su reacción y ya cuando le dijo que iba a verlas puestas vio como Juan se sonrojaba un poco, más por la forma de decirlo que por el significado en si mismo. Al acabar de desayunar Rut le llevo a su casa donde tenía el muestrario, cuando llegaron le dijo a Juan.

  • Tu quédate aquí sentado mientras voy a por el muestrario.

Al poco salió  del cuarto con un picardías negro con unas medias blancas con liguero y una sujetador también blanco que se veía a través de la fina tela del picardías; Juan al verla así se revolvió un poco incomodo en el sillón.

  • ¿Que te parece este conjunto Juan? ¿Te gusta?
  • Si claro que me gusta, te sienta muy bien – le contesto un poco cohibido.

Rut tenía treinta y pocos años era morena, delgada y de ojos de un verde intenso, cuando te miraba fijamente parecía que estabas viendo el mar en sus ojos.

  • Voy a ponerme otro conjunto – Le dijo riéndose al ver su reacción – No te vayas.

Salió ahora con un conjunto aún más provocador si cabe, sujetador blanco, que apenas si cubrían los pechos de Rut, una medias blancas con liguero y unas braguitas blancas casi transparentes que no dejaba nada a la imaginación, mientras le iba nombrando las prendas se iba moviendo de forma sensual y acercándose a Juan hasta ponerse a su lado se agacho para que Juan pudiera tocar la tela de las prendas. Éste que ya no pudo más la agarro las manos y la sentó encima de sus piernas a la vez que la besó, ella se dejó besar y comenzó a quitarle la camisa a él, se levanto y le llevo al dormitorio donde termino de desnudarlo y tumbarlo encima de la cama entre las prendas del muestrario que estaban tiradas encima, hicieron el amor hasta bien entrada la tarde, para después  salir a comer algo y volvieron de nuevo a casa de Rut, para continuar mostrando las prendas del muestrario.

img_299235_1_5120

Imagen cogida de internet.

 
Copyrighted.com Registered & Protected 
XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9